Descubre que es el entrenamiento cruzado.

A la hora de valorar que es el entrenamiento cruzado lo primero que debemos tener en cuenta es que se trata de un tipo de entrenamiento clásico que suelen practicar los atletas. La ventaja es que no solo ayuda a mejorar el rendimiento de los deportistas cubriendo diferentes aspectos de su desarrollo físico, sino que también es una práctica muy recomendada para evitar lesiones.

Este tipo de entrenamiento es recomendado para atletas de élite, sobre todo, para corredores y ciclistas, ya que ayuda a evitar sobrecargas musculares y previene muchas lesiones.

Información sobre que es el entrenamiento cruzado

El entrenamiento cruzado es un conjunto de actividades físicas que se practican de forma paralela a nuestra especialidad deportiva con el fin de seguir mejorando el desempeño en la actividad principal. A su vez, también sirve para corregir puntos débiles en el desarrollo muscular.

Uno de los ejemplos más comunes de este tipo de entrenamiento lo vemos en los atletas de alto rendimiento, como corredores y ciclistas. Por ejemplo, si la actividad principal es el ciclismo, entonces los días en los que no se realicen recorridos en bicicleta se practicará otro tipo de disciplina, como el levantamiento de pesas, atletismo, remo en máquina o natación.

Esto se hace con el fin de mantener el cuerpo activo, no dejar de entrenar y darle un enfoque diferente al desarrollo del cuerpo. Todo eso sin dejar de lado el hecho de que el entrenamiento cruzado se adapta a todas las personas, tanto principiantes como atletas experimentados.

Estas actividades no solo son las más recomendadas para atletas de alto rendimiento, sino también para quienes practican ciertos deportes de peso, como pugilistas, luchadores o levantadores de pesas, ya que es una forma de mantener el peso adecuado según la categoría en cuestión.

Cuando nos enfocamos en el rendimiento deportivo, es fácil caer en excesos y esto puede llevarnos a empeorar nuestro desarrollo. Justo en este punto la variedad deportiva se vuelve una necesidad y la idea es que nuestros entrenamientos nos den buenos resultados de cara a nuestras competiciones en la actividad principal.

¿Por qué conviene realizar el entrenamiento cruzado?

Se puede entrenar de muchas maneras, ya que las variaciones son muy diversas y las fórmulas o rutinas de entrenamiento se adaptan a cada persona. Siempre se tiene en cuenta que lo más importante es conseguir el mejor desarrollo y estado de forma del atleta.

Cada sesión de entrenamiento tiene que ser motivante, además de beneficiosa y que nos dé los mejores resultados. Este es uno de los principales beneficios del entrenamiento cruzado.

Este método de entrenamiento involucra la variedad deportiva y mantiene la motivación constante para la persona, ya que no se cae en el estancamiento.

Como mencionamos anteriormente, el entrenamiento cruzado es una actividad física complementaria paralela a nuestra disciplina deportiva principal. Con ella, podemos seguir obteniendo mejoras en nuestro rendimiento al variar nuestra forma de entrenar.

Al cambiar nuestra manera de entrenar, mejoramos nuestro desempeño. Con este tipo de sesiones de entrenamiento salimos de la rutina y aumentamos la motivación. Además, añadimos variedad en la biomecánica de nuestro cuerpo, es decir, logramos una confusión muscular al trabajar nuestros músculos de forma distinta, preparándolos para cualquier esfuerzo.

Son evidentes los beneficios fisiológicos del entrenamiento cruzado, ya que no solo mejora la capacidad aeróbica, sino que tiene un aporte psicológico que es muy positivo y que se ajusta al atleta. Estos pequeños cambios, no solo activan nuestro cuerpo, sino también nuestra mente, manteniéndonos en un constante estado de alerta durante la práctica de la disciplina. Esto es muy beneficioso, ya que mejora nuestra capacidad de reacción.

También podemos incorporar el entrenamiento cruzado en ciclos de sobrecarga en los que tenemos la musculatura al límite y no queremos añadir más esfuerzo a los músculos. Es una forma ideal para seguir entrenando y evitar la fatiga extrema y así prevenir una lesión.

¿Cuándo conviene realizar el entrenamiento cruzado?

Cuando sentimos que caemos en un estancamiento físico, entonces nuestro desempeño deportivo no ve mejoras. Puede venir provocado por una sobrecarga muscular, porque sentimos estrés mental por la rutina o por otros factores. En ese momento es necesario un cambio. El entrenamiento cruzado nos da ese cambio que necesitamos en la rutina, ya que la variedad es clave en todo entrenamiento deportivo.

En relación con la variedad que representa este tipo de entrenamiento, con frecuencia se confunde con un reto, pero no necesariamente es así. Añadir nuevas disciplinas a nuestra rutina de entrenamiento nos aporta muchas cosas positivas, además de complementar nuestro desarrollo muscular mejorando nuestra capacidad física.

Hay quienes realizan este tipo de entrenamiento en vacaciones porque es una forma de mantenerse activos y descansar los músculos mientras nos relajamos. Otros llevan a cabo esta práctica en pretemporada. También es una manera muy recomendable de mantenerse en forma mientras te recuperas de una lesión.

Supongamos que eres un corredor y se te tuerce el tobillo. Esta lesión te impide entrenar en las pistas y realizar carreras, pero aún así, debes entrenar. En este caso, el entrenamiento cruzado te vendrá de maravilla.

Mientras te recuperas de la lesión en el pie, por ejemplo, puedes realizar sesiones de pesas. También puedes hacer el mismo trabajo cardiovascular en la máquina elíptica, la máquina de remo o la bicicleta estática, pero de bajo impacto debido a la lesión. Lo que se busca con el entrenamiento cruzado es mantenerse en forma y estar en condiciones en el momento de retomar las rutinas de entrenamiento, ya que variar los entrenamientos nos va a facilitar la vuelta a la normalidad.

Por eso, los especialistas recomiendan realizar entrenamientos cruzados en caso de haber síntomas de fatiga y sobrecarga muscular, ya que es una forma de prevenir lesiones y bajar la intensidad de las sesiones.

¿Qué deportes se practican en este entrenamiento?

Toda actividad que ayude a un desarrollo muscular y mejore el rendimiento es recomendada para el entrenamiento cruzado.

Ahora bien, lo más común en estos entrenamientos es el trabajo de la capacidad aeróbica, por lo que las sesiones en la máquina elíptica, la bicicleta estática, el remo, el salto de comba o la natación son las actividades alternativas más recomendadas para que los deportistas estén activos en esta variación de actividad.

También se pueden practicar actividades como ejercicios funcionales, jump training, HIIT o hasta sesiones de levantamiento de pesas. Todo depende del atleta y del enfoque que se busque. Por eso, es muy importante informarse previamente antes de empezar a realizar rutinas de entrenamiento cruzado para cumplir las metas propuestas.

¡Comparte este artículo!

Deja un comentario

Ir a WhatsApp Web
Jesus Tena | Entrenador Personal Malaga
Hola! Si tienes alguna consulta o duda estamos aquí para resolverla cuanto antes 💪